martes, 14 de decembro de 2010

Cien años de Madre Teresa de Calcuta y su profecía de la verdadera Navidad


Su frase “Dios nos creó para amar y para ser amados”, lema de las celebraciones del centenario del nacimiento de la beata Madre Teresa de Calcuta, es un eco interpelador siempre, especialmente en Navidad

Ahora, en las vísperas ya de la Navidad, recobran plena actualidad e interpelación las figuras de extraordinarios cristianos que hicieron del misterio de la encarnación de Jesucristo –la verdad de la Navidad- el santo y seña de sus vidas. Gracias a ellos, la Iglesia y el mundo son mejores y la Navidad, por ejemplo, vuelve a ser realidad encarnada –y no solo espumillón y consumo, tan al uso en nuestra sociedad actual- en el servicio por amor a los pobres y necesitados. Uno de estos cristianos extraordinarios, uno de estos ejemplos más luminosos es el de la madre Teresa de Calcuta, de cuyo nacimiento se acaban de cumplir cien años. Gracias a ella, la Navidad es más de todos, es más justa, es más cristiana.

Madre Teresa de Calcuta nació en Skopje el 26 de agosto de 1910 y falleció en Calcuta el 5 de septiembre de 1997. El 21 de octubre de 2003 fue beatificada por el Papa Juan Pablo II. En 1997 recibió el Premio Nobel de la Paz, el más destacado de los numerosos y prestigiosos premios y reconocimientos que recibió a lo largo de toda su dilatada y fecunda vida y todavía después de ella.

Ningún comentario:

Publicar un comentario